Mitos y Leyendas

de la Provincia

 

Santo Domingo

San Antonio
Cartagena
Las Cruces
El Quisco
Algarrobo
Lo Abarca
Cuncumen
     
     
Santo Domingo    

 

La Mujer del Caballo Blanco

 

Se cuenta que hace mucho tiempo, unos cinco o más años, en la orilla de la playa del Canelillo, una mujer en caballo blanco, muy hermosa, se paseaba diariamente por el lugar y acercándose a un Cura que caminaba por ahí le consultó si había visto un joven bañarse en ese lugar; el padre le contestó muy asustado que no. Ella entonces tomó su caballo y se internó en el bosque que se encontraba muy cerca del lugar.

El padre contó lo sucedido a algunas personas, pero que esa chica era un alma que sólo buscaba a su novio que se había ahogado en esa playa.

Según la leyenda, ella quiso salvarlo y se tiró con su caballo a las tormentosas aguas que en ese instante lo eran y que estaban acabando con la vida de su amado; lo único que encontró fue su trágica muerte en su heroica acción.

Hay personas que le han visto en los días de neblina galopando en su caballo blanco por esos largos caminos de la espumosa agua de mar.

 

 
Santo Domingo    
 

El Desaparecimiento de las Machas

 

En San Sebastián , más o menos cien años atrás habían muchas machas en la playa de la zona y los habitantes de este pueblo vivían de lo que obtenían de ellas. El trabajo lo realizaban las mujeres que eran las encargadas de ir a buscarlas, y estas, como en esos años no usaban trajes de baño se arremangaban los vestidos y se echaban a recogerlas mientras tanto los hombres iban a mirarlas. Luego esto se convirtió en una especie de vicio porque cada mujer trataba de ser más que las otras.

El cura de esa época, cuando se percató en que se estaba convirtiendo esta costumbre, lo consideró escandaloso y optó por un conjuro en contra de las machas. Este consistía en que se extinguiesen, o que las corrientes se las llevaran hasta que esa generación se acabara. Cumplido esto las machas deberían llegar nuevamente a sus playas.

Hace unos 7 años, el cura de esta época levantó el conjuro, para que las machas volvieran a aparecer y les diera una fuente de vida a sus habitantes.

Y así ocurrió.

 
Santo Domingo    
 

El Niño Cabeza de Chancho

 

En el camino de Lo Gallardo, a la entrada del puente viejo de las Rocas, se decía había una avenida de eucaliptos, antiguamente y allí una gruta de una animita en la cual la gente encendía velitas, a esa persona, según se decía, era muy milagrosa.

En las noches se veía pasar un bulto, con las velas encendidas, que caminaba con cabeza de chancho y con cuerpo humano, que sacaba las velas de la animita porque le llamaban la atención. Según la leyenda, este extraño ser provenía de la cercana ciudad de Melipilla; la madre lo había criado en un chiquero ya que le daba vergüenza de tener un hijo tan feo; se decía que este fenómeno se comía las personas lo cual nunca fue comprobado. Otros suponen provenía de Talagante.

 

 
Santo Domingo    
 

La Monja sin Cabeza

 

Cuenta la leyenda que en el lugar que hoy se encuentra el Club de Golf, existía un Convento de una Congregación Religiosa de extranjeras que tenían por costumbre ir a misa todos los Domingos a la pequeña capilla que existía en el lugar.


      Era un Domingo como cualquier otro, pero con una gran diferencia. Era un día de tormenta. La carreta que ocupaban las religiosas se desplazaba con una razonable velocidad, un inesperado peñasco hizo que una de las ruedas de la carreta se saliera de su eje, provocando que una de las monjas cayese del carruaje y al caer una de las ruedas de la carreta sin control le cortara la cabeza.
Dice la leyenda que la monja aparece llorando en el hoyo, cerca del Club de golf, con un velo y la cabeza sobre la mano, solamente en los días de terribles tormentas.

 

 
Santo Domingo    
 

La Piedra de los Enamorados

 

Cuenta esta historia que hace muchísimos años, había dos muchachos, un hombre y una mujer que se amaban, pero el problema estaba en que las familias de estos no querían que se vieran; se ignoran las razones de esta resolución, Pero como estos enamorados se querían tanto se veían a escondidas juntándose en la .playa de las Rocas Santo Domingo". Allí observaban todos los días los hermosos atardeceres de aquel lugar.


Al transcurrir el tiempo esta relación se tornó muy difícil para los dos, lamentablemente llegaron a saber los padres de la pareja que seguían viéndose furtivamente y decidieron que esta situación debía terminar de una u otra manera.


Los muchachos estaban muy afligidos ya que no podían vivir separados. Pero fue tanto el dolor que sentían y el dolor de no poder estar juntos que tomaron una drástica decisión, Si no podían estar juntos en la tierra lo estarían en el más allá.
Un día, como todos los atardeceres en la playa, se sentaron en la piedra más alta que había en el lugar y esperaron a que se escondiera el sol para suicidarse: pasaron algunos minutos para su fin y los dos, con lágrimas en sus ojos, pero contentos, ya que allá arriba, o donde fuese, estarían juntos para siempre y nada ni nadie podría separarlos, se lanzaron al agua tomados de la mano.


Desde entonces se dice que cuando algunas pareja de enamorados va a ver la puesta de sol en esa piedra aparecen los dos jóvenes amantes tomados de la mano caminando hacia el fondo del mar en forma de una borrosa nube blanca.
La piedra de los enamorados está ubicada en la Playa de los Enamorados, es la piedra más alta.

 
     
     
     
     
San Antonio  

 

La Cueva del Indio

 

Era el tiempo de la llegada de los españoles a la zona que comprendía de San Antonio y Cartagena. A su llegada comenzaron a posesionarse de los terrenos costeros y los que estaban cercanos a ríos, esteros y vertientes. La mayoría de los habitantes originarios escaparon a otras áreas, otros murieron por las nuevas enfermedades, otros murieron hambre, etc.

Se cuenta que en las alturas de Llolleo, más allá de los cerros, en las noches de cada fin de mes se veían luces de grandes fogatas y se escuchaban cantos ceremoniales. Incluso hay gente que de lejos veían los bailes entre las llamas.

Los nuevos dueños de terrenos, con miedo, por que pensaron que lo que se hacia allí eran bailes a Satanás, juntaron herramientas y armas y fueron a terminar con aquellos ritos.

Según se sabe, los aldeanos se dieron fuerzas con alcohol y fueron a combatir a los habitantes de aquel sector y se les pasó la mano… Mataron a Hombres, Mujeres y Niños; pero uno quedo vivo hasta el final. El jefe de la Tribu, quien en su lenguaje maldecía a los que mataron a su familia. Al final lo amarraron a un árbol cerca de los roqueríos y allí murió desangrado. Su carne fue comida por las aves y animales carroñeros, al igual que los cuerpos de su familia. Los hombres que hicieron tan atroz salvajismo comenzaron a sentir pánico cuando en sus moradas se veían las siluetas se los indígenas en las sombras de sus lámparas y velas.

Al cabo de unos años, todo se calmó, incluso, se olvidó el tema; hasta que una noche, en Luna llena a lo lejos, en el mismo sector se comenzaron a verse luces de fogatas nuevamente y se escuchaban cantos y ritos ceremoniales. Los lugareños asustados, esperaban que amaneciera para volver al lugar y ver. Y efectivamente había rastros de cenizas y pisadas que daban cuenta que algo ocurría. Es así que esperaban en el lugar que anocheciera para encontrarse con los nuevos indígenas, y nada ocurría. Solo bastaba que se alejaran y comenzaba todo.

Hasta nuestros días, aun hay gente que asegura ver fogatas y escuchan cantos en el sector de la Cueva del Indio.

 
San Antonio    
 

La Poza de Tiza

 

Los que conocen el lugar saben que en las cercanías del Fundo "Las Pataguas. existe una hermosa y placentera poza entre los bosques y matorrales que la encierran, la cual con frecuencia los paseantes aprovechan para refrescarse del calor del verano y darse un baño en sus cristalinas aguas.

No sólo una persona, sino que a varias les ha ocurrido que en medio del silencio y pasividad del sector, han oído como si muchas personas caminaran o trotaran dirigiéndose hacia la poza inquietando al bañista solitario, incluso a los perros que le acompañan que levantan su cabeza y alertan sus orejas ante el ruido producido.

Pero esto es solo una apariencia que se ha repetido en diferentes ocasiones a distintos lugareños. Siempre aflora a la imaginación de la gente común que esta apariencia puede deberse a que las almas de algunos que buscaban minas de oro tratan de cuidar el lugar de los extraños, para evitar que esta sea ubicada.

 
San Antonio    
 

La Iglesia de San Antonio

 

En 1906, San Antonio tenía una hermosa iglesia ubicada donde hoy está la Cruz Roja.


Un día Domingo en la mañana los feligreses se reunieron para escuchar la sagrada misa, como lo hacían semanalmente.
Como a las 11 horas de la mañana se sintió un pequeño temblor, pero la mayoría pensó que no iba a pasar nada, ya que en la semana había estado temblando todos los días.
Cuando se vinieron a dar cuenta del peligro trataron de salir de la iglesia, pero ya era demasiado tarde, ya había empezado un tremendo terremoto: la iglesia se estaba derrumbando, sólo alcanzaron a salir las personas que estaban en la entrada de ella.
Todo el resto murió y también el cura párroco de la iglesia. Esta se hundió con todos los que allí quedaron atrapados.


Años más tarde, en ese lugar se construyó una hermosa y grande escuela, que tenía tres pisos: uno era subterráneo, y cada cierto tiempo se escuchaban gritos y voces de gente, otras veces se movían los bancos de las salas de clases, se escuchaban llantos de guaguas, y de niños chicos que llamaban a sus padres.
También se prendían y apagaban las luces de las salas de clases, se caían los libros de clases al suelo, pero nunca la gente sentía miedo.


Con el mismo 3 de Marzo, esa escuela se quebró entera y se hundió de un lado (1985) , siendo desalojada, pero siempre perdura la creencia de los gritos de angustia que allí se escuchan.

 
San Antonio    
 

Los Ojos de Mar Llolleo

Barrancas

Intrigados por la forma que tienen los ojos de mar de la playa de Llolleo, nos acercamos a un viejecito para que nos contara la historia.


Cuentan que ciertos pescadores salían todos los días al mar, pero volvían desconsolados pues es la pesca siempre les iba mal, y no tenían comida ya que no trían nada del mar. Cierto día los pescadores atraparon en sus redes, dos hermosas sirenas. Contentos por lo que habían pescado no se percataron que eran sirenas y pensaron que eran unas hermosas y grandes albacoras. Cuando llegaron a sus casas todo era felicidad, e invitaron a toda la gente a comer y beber, pues la mar había sido generosa con ellos.

Cuando empezaron a hacer los preparativos para la cena, un pescador les sacó los ojos, ya que el decía que esos ojos lo miraban en una forma muy extraña, y los tiró a la arena. Toda la cena fue alegría 'ya que hace tiempo no comían tan exquisita carne. Cuando todos se habían quedado dormidos, de los ojos de las sirenas que el pescador había tirado a la arena empezaron a salir lágrimas de dolor. Al día siguiente, cuando todos se habían levantado, vieron, con terror, que donde el pescador había tirado los ojos de las sirenas habían dos grandes ojos de mar.


Si uno mira la forma en que están se dará cuenta que tienen la forma de dos inmensos ojos.

 

Otra variante de esta misma Leyenda

 

"Hace mucho tiempo en la playa de Llolleo. cuentan algunos que aparecieron unas "Sirenas" comidas por los tiburones y cuando las encontraron unos pescadores. que andaban con un niño, éste encontró un ojo que era de una de las sirenas. El niño guardó el aja durante un buen tiempo y cuando lo fue a buscar ya no estaba. donde extravió el ojo se la Sirena hoy se encuentra " "el Ojo de Mar de Llolleo"

 

 
San Antonio    
 

Los Tres Hermanos

Fundo Llolleo

Según dice, hace mucho tiempo, cerca de 40 años, tres hermanos se ahogaron en el Estero San Pedro, el que se ubica frente a la playa de Llolleo. Según cuentan las personas, uno de los hermanos se estaba bañando tranquilamente y debido a un problema que se presentó pidió auxilio a sus hermanos, se lanzaron al agua, y en un intento de salvarle la vida al hermano en peligro encontraron todos la muerte. Eran los hermanos Kifafi, los cuales eran muy estimados por los sanantoninos, y fueron sepultados en el cementerio Parroquial de San Antonio.


Pasado un tiempo de la muerte de los tres hermanos, se cuenta que estos salían de sus mausoleos como vampiros. A esta situación le puso fin la propia familia, para evitar el temor que causaba esto en la población.

 
San Antonio    
 

Vampiros de Llolleo

Llolleo

Cuenta la leyenda que estos vampiros que ahora hacen historia eran dos hermanos cuyos nombres y apellidos me reservaré. Estos murieron ahogados en os ojos de mar de la playa de Llolleo. fueron encontrados, velados y enterrados cerca del rió.

 Siempre se sentían pasos en las noches y los animales amanecían muertos y sin sangre. Un día decidieron cambiarlos de lugar de donde estaban enterrados, y se encontraron con la sorpresa que estos estaban muy bien conservados aun, pero la ropa, y sobre todo los zapatos estaban muy gastados.

 
San Antonio    
 

La Roca del Diablo

Tejas Verdes

Ubicada en la parte en que hoy se encuentra la población de "Las Rocas" de Llolleo, mirando el mar a espaldas de la calle Santa Lucía. se halla la llamada "Roca del Diablo". Al lado este de la escuela de Tejas Verdes.


Los antiguos lIolleínos tejieron una leyenda que fue transmitiéndose d generación en generación. Se decía que " este lugar era un sitio predilecto para llegar al diablo a hacer sus convenios con la gente que quería vender su alma"

Esta leyenda fue creciendo y los niños no querían acercarse por temor a encontrarse con el diablo, hecho que incluso, produjo desmayos entre ellos, pues en su imaginación llegaban a ver a Satanás.


Hoy ese lugar está poblado, la piedra destruida casi en su totalidad por la acción del hombre y la leyenda se va perdiendo en el tiempo junto con la destrucción de la roca.

 
 
San Antonio    
 

La Piedra del Jote

Tejas Verdes

Cuenta la leyenda que hace muchísimos años, no se sabe cuantos exactamente, cuando toda esa población aun estaba rodeada de mar, es más en toda la provincia de San Antonio existían "piratas" , navegando por los alrededores de la población, Estos fueron atacados por unas aves denominadas" Jotes" , Los piratas lucharon fuertemente contra estos, pero fueron obligados a saltar del barco, y muchos murieron arañados por" Jotes", Pero antes que todos murieran dejaron un tesoro enterrado en la "Piedra", Hasta ahora aun se ve la sangre marcada en la Piedra y patas de los" Jotes" .


Ahora, en la actualidad existe gran parte de la población de Llolleo gracias a que el mar se recogió.

 

 
San Antonio    
 

La Piedra de la Viuda

Llolleo

Cuenta la leyenda, que en Llolleo, vivía un matrimonio feliz, tenían tres hijos, el padre  trabajaba y llevaba el sustento para el hogar, su esposa se dedicaba a los quehaceres del  hogar y a criar o sus hijos.

 

Cierto día el esposo ya no se pudo levantar más de la cama, y no pudo salir a trabajar La madres trabajaba lavando y planchando ajeno, pero no le alcanzaba para comprar las medicinas que su esposo tenía que tomar todos los días; el esposo no duró mucho tiempo, ya que la enfermedad que lo aquejaba ero incurable. Así la pobre mujer con sus tres hijos se dedico a vagar por las calles de San Antonio, ya que la gente no le daba trabajo por tener tres hijos chicos, pedía limosna pero no le daban mucho dinero, aburrida de la vida que llevaba, ella se lamentaba de que Dios la había castigado de esa forma, ya que ella siempre había sido buena con toda la gente.

 

Ella siempre estaba pidiéndole al Señor que la convirtiera en una piedra ya que sufría mucho con sus pequeños hijos, y lo que más pena le daba era que tenía un bebe de meses  Fueron tantos sus suplicas que, cuenta la leyenda, que cierto día aparecieron en Cristo Rey, una inmensa roca con dos más pequeñas, la viuda no se vio más vagar por las calles con sus hijos.

Desde entonces esa piedra se llama "Piedra de la Viuda". La han tratado de sacar, dinamitar, pero no la han podido mover nunca.

 
San Antonio    
 

El Árbol de Jacaranda

(Ombú)

Llolleo

En la plaza del Balneario de Llolleo existe un árbol de Jacaranda que sus habilidades y la tradición le señalan características especiales.

      El árbol de flores azules, tenía la "virtud" de hacer que aquellos pasajeros que se sentaban en su tronco, bajo su sombra, eran tocados por una vara mágica y tenían una virtuosa y larga existencia.

Antecedentes:

Médicos tradicionales y naturistas de hace 30 años atrás, recomendaban la plaza de Llolleo y específicamente este árbol para afecciones de tipo cardiaco y tensional.

 
San Antonio    
 

La Dama y el Indio

Lo Gallardo

Una hacendada Argentina era dueña desde la baja de Los Andes (Cordillera) hasta los primeros extramundos (La Bahía) de los bajos, lo que actualmente se llama Melipilla.

Venia esta hacendada en su diligencia la que era seguida a lo lejos por un indígena cuyo nombre era Gallardo. Este indio estaba enamorado de la dama, pero no se atrevía a decírselo, después de haberse contactado se amaron desde lejos; fue un amor platónico.

A vuelta del tiempo, iba la hacendada en su diligencia seguida nuevamente  por el indio con un baúl muy antiguo y grande. Ella llegó a su casa y el indio atrás. Ella lo quiso humillar ordenándole que le bajara el baúl que contenía joyas y ropa fina. El indio se sintió ofendido y se fue.

Algún tiempo después, la dama se casó con un apuesto y rico argentino.

El indio, a pesar de todo, seguía amando a la muchacha, y aunque se encontraba lejos no la apartaba de su mente.

Ella, por su parte siempre lo amó y en honor a él, le puso a todo ese valle Lo Gallardo.

El indio todos los días subía al cerro y se sentaba en una piedra a observar su lindo valle, en el cual la voz de la hacendada se oía clara y cristalina como cristal.

 
San Antonio    
 

El Cochero Blanco

Lo Gallardo

La luna llena hacía resaltar las sombras de los árboles e iluminaban las flores y el pasto, dándole un brillo especial; al mar hacía notar su sonido continuo y profundo, las estrellas como que parpadeaban en esta noche tan bella.


En el interior de una casa dos niñas de trece años jugaban y conversaban, cosas de su edad, de pronto, a una de ellas le dieron deseos de ir al baño; éste, como en toda casa de campo estaba muy retirado, por lo tanto, Carmen sintió miedo de ir, le pidió a su amiga que la acompañara. Se acercaron bajo le brillo de la luna a los píes de un viejo álamo. En ese momento Carmen que se agachaba, cuando con estupor y paralizadas vieron una carroza avanzar brillante como plata; arriba la figura de un hombre que gritaba ¡Más rápido, más rápido! mientras golpeaba unos caballos. Con los ojos desorbitados, casi muertas de miedo, entraron llorando a la casa. Juana se resistía ir a su casa por temor, hasta que no vinieran sus padres.
 

Al otro día fueron al lugar donde había aparecido el cochero, no había huellas de nada, sólo estaba la vieja carroza mortuoria que había servido para transportar a muchos muertos Gallardinos.
Ahora estaba quieta, resquebrajada sus maderas y todos sus metales oxidados, con tierra y hojas en la cubierta donde colocaban el ataúd.
 

Tal vez habría cobrado vida para volver a servir de transporte al más allá.

 
San Antonio    
 

Don Rogelio Faúndez

Lo Gallardo

Uno de los antiguos pobladores de este villorrio es Don Rogelio Faúndez, persona que llegó desde Molina a Lo Gallardo, donde de asentó hace ya largos años, Era muy especial, culto, "poeta" ,payador, compositor d cantos religiosos, Aún se canta en forma tradicional en "la novena del niño", su canto "Pastores de la Montaña".


Era músico, tocaba y arreglaba piano, acordeón, violín, arpa y muchos otros instrumentos; ensañaba lectura musical, Además, tenía un poema donde ponía todo lo que hacía " arreglar desde un reloj, hasta un órgano acústico, máquinas, revólveres, cantados, etc."


Tenía un ingenio poco común, hacía trucos de magia con mesas y naipes, con números, etc. Y lo que más poseía era su religiosidad y sabia, tantas cosas que por ello era muy admirado.


Tenía el poema y la talla siempre respetuosa, a flor de labios. Muchos pasaron por sus enseñanzas de religión, entre ellos el Diácono actual de Lo Gallardo.

 
San Antonio    
 

La Maldición

Lo Gallardo

Cuentan que muchos años atrás, llegaron unos sacerdotes jesuitas; uno de ellos venía en "Misión" a Lo Gallardo. Aquí la gente era reacia y poco había de información religiosa; entonces él decidió hacer una procesión a San Pedro por el río: Para los lugareños era una aventura, pero de pronto, el bote que iba con el curita se dio vuelta y en vez de auxiliarlo al momento se pusieron a reír; él enojado les gritó: "Ateos, malditos, si no construyen una capilla en su pueblo el río se los llevará" y comenzaron a ocurrir las famosas inundaciones.

Hoy el pueblo tiene su capilla, aún siguen las inundaciones, pero ya algunas personas están mejor preparadas para dicha catástrofe.

 

Años después llegó don Rogelio Faúndez con su familia, enseñando su doctrina Católica, haciendo catecismo y siguiendo todas las novenas, mes de María y la más hermosa, la del Niño Jesús.

 
San Antonio    
 

El Perro Diabólico

San Juan

Las luces aún iluminaban la Que hoy se llama Avda. San Juan; los dos jóvenes Pedro y Juan, salieron de su hogar como tantas otras veces dispuestos a ganarse algunos pesos en la cancha de Golf de Rocas de Santo Domingo trabajando como cadíes, pero esa mañana sería todo diferente; algo extraño había en el aire que los hacia sentirse inquietos, Caminaron calle abajo, las casas silenciosas eran testigos de su pasar; un perro que otro rompía el silencio con su monótono ladrido.

 

Pero miró la hora con la última luz que había en la avenida; eran las 5:45 , luego todo quedo a oscuras; tenía que pasar por la cuesta que estaba esa cantera histórica; habían pasado tantas veces que no les importaba, pero hoy sentían algo diferente y ahí estaba",. surgió desde la oscuridad de la cantera un perro con ojos luminosos y estatua desproporcionada, con gruesas cadenas, el cual en forma silenciosa comenzó a perseguirlos; ellos se devolvieron gritando asustados y dicho engendro los seguía sin omitir gemido alguno, sólo se escuchaban sus jadeos, pisadas, y arrastre de las cadenas .".. a punto de desmayarse y transpirando helado por el susto llegaron a las primeras casas donde entraron gritando, contando lo sucedido, Salieron algunos vecinos a la bulla, pero no había nada... ni un sonido, ni una huella de esa extraña criatura.

 
San Antonio    
 

El Entierro de Armas

San Juan

Durante largos años ha existido la creencia Que donde existió la Casa Patronal del Fundo de San Juan, donde residió don Manuel Cruzat Vicuña, casado con la señora Balmaceda Fernández, hermana del presidente de la república, de un entierro de armas efectuado por los adherentes al gobierno de la época de 1891 .Sin embargo, a pesar de Que se ha buscado este posible entierro en varias ocasiones, nada ha sido encontrado hasta la fecha.

 
San Antonio    
 

La Niña Ahorcada

San Juan

Al interior del pueblo, cerca de la actual Industria Coresa, a unos nueve kilómetros al interior de San Juan, cerca de un bosque donde pasa un riachuelo, hay en lo alto un cerro dificultoso de llegar.

 

Se cuenta que hace mucho tiempo, a lo lejos era posible escuchar los gritos de una niña que suplicaba que no le hicieran más daño. Fue escuchado algún tiempo. Unas veces gritos por golpes, y en otras, quejas por algún otro tipo de vejámenes. Fueron  varios los días que los lugareños en las noches escuchaban a la niña.

 

Por lo solitario y lo dificultoso del acceso del área, no se atrevían a ir a salvarla de los malhechores. Al paso de los días los ruidos se hacían más tenues, hasta que ya no se oyó nada.

 

Algunos días más tarde, unos lugareños acceden al lugar y encuentran a la niña colgando de una rama, ahorcada con una cuerda. Por lo alto del árbol, no creen que la niña se haya ahorcado sola.

 

Esa área aun está despoblada, pero se dice que a lo lejos aun se puede escuchar los gritos y sollozos de la niña siendo maltratada y vejada.

Esta historia jamás ha sido contada. Solo se trasmite de Generación en Generación

 
San Antonio    
 

El Pacto

San Juan

A principios del siglo veinte, había un señor pobre. pero muy inteligente, cansado de trabajar de empleado y ganar poco dinero.
Una noche de San Juan el hombre se las ingenió para encontrarse con el demonio.

A las doce de la noche tuvo el ansiado encuentro con el demonio, le explicó que él quería ser poderoso, y que el dinero no se le terminara nunca; el demonio le dio un plazo de veinte años para llevárselo, durante ese lapso él no podía ir a la iglesia ya que si iba se le acabaría todo el dinero que tenía, y además se lo llevaría.
 

Pasó el tiempo, tuvo mucho dinero, pero respetado por toda la gente, cuando se le preguntaba que de adonde había sacado tanto dinero, él contestaba que había tenido suerte en el juego.
Al llegar al plazo tratado este señor buscó a una persona que lo velara toda la noche hasta el amanecer. Cuando llegó el plazo para entregarse al demonio, se fue con su mejor ropa, consiguió agua bendita de la iglesia, un rosario, cuatro sirios, y un ataúd negro, partieron contentos con el empleado de confianza, porque creyeron que le iban a ganar al demonio.

 

Al llegar la medianoche él se metió al ataúd prendieron los cuatro sirios, y el empleado empezó a rezar y a rociarlo con agua bendita, se le aparecían cosas horrendas como serpientes, caballos salvajes, perros furiosos, que lanzaban fuego por los ojos y hocico, el demonio le ofrecía dinero, le mostraba joyas de oro y brillantes. Pero él no le hacía el menor caso, él sabia que no podía tentarse con nada, ya que si se tentaba el demonio ganaría.


Faltaba poco para la madrugada cuando al empleado lo venció el sueño, y el demonio dio una inmensa carcajada y se los llevó a los dos.
 

Este señor donó muchas cosas para San Antonio

 

 

San Antonio

   
 

El Perro con Cadenas

Tejas Verdes

Se cuentan que en el antiguo bosque que hoy es Tejas Verdes, en el cruce con lo que es hoy el regimiento, había un sector en que a altas horas de la noche se aparecía entre una espesa tinieblas un perro del cual solamente se veía una figura, pero éste solamente era identificado por el ruido de las cadenas que arrastraba, lo que dio origen a la leyenda del "Perro de las Cadenas".

 

San Antonio

   
 

El Jinete Nocturno

San Juan

Cerca de unos esteros en San Juan, que forman una "Y" se dice que transita en noches de Invierno un Jinete, que se cree, es un Capataz cuidando sus tierras.

Lo curioso que no solo lo ven los lugareños, también se les aparece a las personas que transitan por el lugar o que van de paseo.

En los días de lluvia se escucha su galopar, el relinche del caballo y los golpes que dan las patas de este en los charcos de agua. Por el sonido se sabe que está muy enojado. La gente creía en un principio que era solo el caballo, pero por algunos relatos, de personas que lo han visto de lejos, ven que hay una persona montando al animal. Solo han podido observar la sombra, y en algunos casos el reflejo en las cortinas o a través del genero de las carpas.

El Jinete Nocturno se sigue viendo hasta nuestros días.

Testigos:

viñeta

Campesinos del área.

viñeta

Militares en Campaña.

viñeta

Scout Acampando.

viñeta

Familias de paseo.

En un cerro cercano a ambos esteros, unos Scout levantaron una cruz de madera para protegerse del Jinete, pero a pesar de ello se aparece de igual forma.

 
     
     
     
     
Cartagena  

 

La Iglesia del Diablo

 

Se cuenta que era un hombre miserable y no hacía más que perder su dinero en todos los juegos de azar. Este hombre se cansó de estar perdiendo. Desesperado por perder siempre, pensó que su único camino era hacer pacto con el diablo. Al hacerlo, empezó a ganar en todos los juegos que participó. Juntó tanto dinero que para no perderlo, pues seguía jugando, y por agradecimiento al diablo, habló con él y le preguntó que podía hacer por el en la tierra, aparte de entregarle su alma. Este le manifestó que solamente quería una Iglesia en un lugar determinado y, eso si, sin techo. Para pagar su deuda empezó a construir, pero demoró muchos años, pues en el lugar que el diablo le había señalado era muy difícil edificar, pues solo existían cerros y quebradas. Por fin la terminó y a los pocos años, murió. Hasta ahora se ve la Iglesia del Diablo, sin techo, en un cerro empinado mirando al mar.

 

Otra variante de la misma Leyenda

Hace algunos años vivía en Cartagena una señora - no recuerdo su nombre - a la cual no le gustaba carecer de dinero, y para dar solución a esto, se decidió a hacer "un pacto con el diablo'. Después de haber hecho el pacto, esta señora empezó a tener dinero, como nadie sabía lo del pacto que había hecho no se explicaban como ella podía tener dinero si antes apenas le alcanzaba para satisfacer sus mínimas necesidades. Al cabo de un tiempo, esta señora se hizo popular en la zona y la gente empezó a sospechar que habría hecho un pacto con el diablo, porque no había otra explicación. Cuando ya se acercaba el día en que el Diablo la vendría a buscar para llevársela al infierno, ella se empezó a arrepentir de lo que había hecho y consultó a un cura para encontrar la manera se salvarse, pero el cura francamente no lo sabía. Después de titubear un momento le sugirió que construyera una iglesia y así lo hizo. Construyó la iglesia que queda a un costado de la Playa Chica, camino a San Antonio. Cuando llegó el día en que Satanás vendría a buscarla, ella se refugió en la iglesia que había construido y éste, como no podía entrar, hizo trizas el techo de la iglesia y la maldijo, de tal manera que si volvían a colocar él techo, éste volvería a caer, y así fue porque después intentaron reubicar el techo y cada vez que parecía estar bien, se desplomaba. Esta señora murió, al cabo de muchos años de haber hecho aquel pacto del cual allá se arrepentía muchísimo y la iglesia quedó abandonada. Nadie a tomado la determinación de volver a reconstruiría ya que con el terremoto de 1985 ( 03 de Marzo) quedó muy deteriorada y a nadie le gustaría volver a levantar la "Iglesia de Satanás', como se le bautizó

 
Cartagena    
 

El Mendigo

 

En la puerta de un palacio un pobre niño mendigaba: tengo hambre, tengo frío, tenga Ud. de mi piedad. Era Agosto, pleno invierno y la lluvia taladraba a su débil cuerpecito que era carne de orfandad. Era noche, había fiesta y llegaban hombres ricos con mujeres muy hermosas al espléndido festín, y pasaban egoístas, sin mirar al pobre niño, que era un ángel con andrajos que era un rubio querubín.

Un pedazo de pan duro mordisqueaba amargamente repitiendo con tristeza: de me un níquel por favor. Y la música llegaba con sus notas estridentes como un látigo hasta el alma del menor.

Pasó en esto otro mendigo, un mendigo de experiencia, un anciano que sabía la manera de pedir. Y al mirar al muchachito conmoviose su conciencia y con voz aguardientosa se le oyó decir así:

Nunca pidas tu limosna donde hay fiesta y hay riqueza, que la gente que se alegra nada sabe de dolor, en los tristes cementerios y también en las iglesias siempre se halla un alma buena y un piadoso corazón.

Esta noche es para hombres y por eso te aconsejo que abandones esa puerta donde nada te darán. Toma hijo esta limosna que te niegan hoy los ricos, toma hijo estas limosnas que te alcanzan para pan.

 
Cartagena    
 

La Promesa

 

El Padre de maría de muy avanzada edad ya tenía sus mañitas, lo cual hacía perder paciencia a la joven, Un día que ésta se sintió colmada, le dijo: "Mire, cuando Ud., se muera, yo me vaya vestir de rojo".
Todo esto pasó a ser una de las tantas cosas disparatadas que decía María cuando se enojaba. El tiempo siguió su curso, y una tarde agitada de invierno, el abuelito presintió que iba a morir, porque cuando llegó a visitarlo el bisnieto más pequeño, le dijo ¡Que curioso, tú eres el principio y yo seré el FIN!. Esa misma tarde, en medio de la tristeza de sus familiares se quedó dormido en esa paz celestial que algunos mueren pensando que ya ha terminado su misión. Luego todo volvió a la normalidad, pero a los tres días María llorando relata: " Mi Papá hoy estaba a los pies de mi cama y me decía:

Acuérdate de la promesa" y no recuerdo que cosa es. Los familiares intrigados no sabían que pensar... así sucedió otros días hasta que una pequeña le dijo: " ¿Ud. no le había dicho que se iba a vestir de rojo? ". Entonces María con pesar, recordó ese momento y llorando lo que había prometido y nunca más su Padre volvió; tal vez, por fin a descansar en su lecho eterno...

 

 
     
     
Las Cruces  

 

La Mujer del Caballo Blanco

 

Cuenta la leyenda, que cuando Don Diego de Almagro expedicionó Chile envió a un español llamado Gómez de Alvarado a recorrer por tierra todo el litoral costero, llegando primeramente al Estero que después se llamaría Marga Marga, en busca de oro y riquezas, saqueando todas las comunidades indígenas que encontraron en su camino y robando a las indias jóvenes, para venderlas y así costear sus gastos para el regreso. Pero ocurrió que no encontraron ninguna de las riquezas que ellos esperaban; entonces, los indios les dijeron que más al sur encontrarían tesoros y grandes bellezas indígenas. Los españoles se dirigieron hacia donde ellos le indicaron, llegando hasta este sector habitado por los "Changos' , tan pobres y sin riquezas como los otros, no tuvieron más remedio que conformarse con llevarse a las indias más jóvenes. La más bella era la princesa de la tribu y ordenó a las demás, que no se dejaran tocar por los blancos y les propuso lanzarse al mar desde la roca más alta existente en este lugar. Cuenta la leyenda, que al subirse a la parte más alta y antes de lanzarse al mar, su pie derecho quedó estampado en la dura y fría roca como mudo testigo de su valentía.

Realmente se puede observar en la lisa pared un pequeño orificio con forma de pie y en un lugar donde no es posible pisar ni afirmarse, abajo las olas son estremecedoras y terribles.

Algunos enamorados se han lanzado desde ese lugar, sin que nunca se les haya podido encontrar.

 

 
Las Cruces    
 

La Cueva del Diablo

 

Si escuchamos con atención e indagamos con paciencia, la gente común, que tiene reticencia para narrar lo que ha escuchado de sus antepasados, o que la tradición del lugar va dejando como recuerdo, vamos logrando sonsacar a luz, algún cuento o una simple leyenda de nuestra tierra sanantonina.

En la Quebrada de Córdova, cuenta un joven, en El Tabo existe una cueva o caverna, que originalmente fue hecha porque allí existió una mina.

Pero, más adelante, esta cueva no podía ser visitada o recorrida, ya que se contaba que allí vivía el diablo.

 
Las Cruces    
 

El Cerro de la Cruz

 

Hace muchos de años, en el pequeño pueblo, en la noche de luna llena, salía el diablo a jugar al tejo en los cerros que lo rodeaban. Lanzaba el tejo de un cerro a otro, y al acertar gritaba muy fuerte: "Quemada"

El pueblo se estremecía cuando el gigantesco tejo de oro caía; se sentía grandes ruidos cuando el tejo volaba por arriba del pueblo y el diablo gritaba con todas sus fuerzas.

Un día, los habitantes de este pequeño pueblo se reunieron y llegaron al acuerdo de poner una cruz en el lugar donde jugaba el diablo. Cuando volvió a salir, en una noche de luna llena, vio la cruz que los habitantes habían puesto en el cerro donde él jugaba. Se enfureció de tal manera, que la destruyó con su mirada, y continuó jugando a lanzar los tejos enormes y a gritar estremeciendo a todo el pueblo.

Los habitantes, al darse cuenta que aquella cruz no les sirvió de nada, fabricaron entre todos una cruz más firme e inmensa y la pusieron en la punta del cerro. Entonces el diablo por más esfuerzos que hizo no la pudo destruir.

El diablo no volvió a jugar nunca más en ese cerro, ni tampoco pudo seguir asustando de esta manera a los lugareños.

Esa inmensa cruz aún se encuentra en aquel cerro, la que se divisa desde muy lejos, por tal motivo, el diablo jamás volvió a aquel lugar.

Todos los años, el día 13 de Mayo, casi todos los habitantes de la comunidad se dirigen en procesión hacia el cerro de la cruz y realizan una misa en memoria de la cruz que libró al pueblo del demonio.

 
Las Cruces    

 

La Cueva del Indio

 

En un lugar de Las Cruces, a orillas del mar entre viejos eucaliptos, se encuentra la "Cueva del Indio'

El suelo esta cubierto de lajas. Afuera tiene una gruta donde está la Virgen de Lourdes.

Se cuenta que hace muchos años atrás, estaba abierta, y los caminantes entraban a explorarla, pero algo extraño acudía, porque se perdían y no volvían a salir. El último explorador entró amarrado con sogas y alguien lo esperó afuera; de pronto se escuchó; "Sáquenme de aquí". La persona de afuera tiró la soga y vio con estupor que esta salió sola. Entonces decidieron tapiarla para que nadie más se aventurara a explorarla y se puso esa gruta con la Virgen para que los espíritus de los que allí murieron, descansen en paz y no huyan de ese lugar.

 
Las Cruces    
 

El Tesoro Encantado del Pirata

 

Se cuenta que una vez, hace bastante tiempo, unos piratas desembarcaron a unos ocho kilómetros al Sur de Santo Domingo. El capitán también bajó de la embarcación con el objeto de esconder un botín, el que enterró en la playa de la Baya, entre las piedras de los Lobos. Se dice que en las noches se ve un arco iris blanco, el cual indica donde se encuentra el tesoro, pero el alma de quién quiere desenterrarlo deberá permanecer para siempre en el lugar, ya que reemplazará al alma de aquel pirata del mencionado tesoro encantado.

 
     
     
     
     
     
     
El Quisco  

 

El Culebrón

 

En más de una ocasión , he oído decir que en las cercanías de El Quisco se ha observado una animal de características muy especiales, que se describen de alguna manera como un animal, ya parecido a una simple serpiente y que por lo tanto se mueve arrastrándose con su cuerpo grueso y alargado. Sin embargo, con alguna variedad ha sido descrito por algunas personas que aseguran haberlo visto a la distancia, pero que no se atreven a dar sus características con precisión y discrepan un tanto al dar sus características de este "Culebrón", que para algunos es como eso, un grueso culebrón con una cabeza grande, semi globosa, de ojos vivaces y poseía sobre su nuca una especie de hilera de escamas con apariencia de cresta, características que algunos dicen solamente se presentaría en los machos.

Esta versión es la más comúnmente mencionada, aunque no falta quienes le dan el especto de un saurio que poseía patas como lagarto.

Algunos aseguran haberlo visto en zonas como Santo Domingo, o al interior en los campos de Llolleo ya Malvilla; tendría como habito de amamantarse de los animales vacunos y comerse las aves de corral.

Hay quienes aseguran que en Cuncumén, año atrás, algunos campesinos observaron como un animal de estas características merodeaba por sus predios, logrando estos una noche, encender una fogata quemando don el animal rondaba, dándole así muerte.

 
 
El Quisco    
 

La Llorona

 

Cuenta la historia, que una noche, una madre y su hijo regresaban a casa después de un largo día de trabajo; de repente el silencio de la noche se vio interrumpido por el llanto de la madre a la cual le habían raptado a su hijo.


Se dice que cada vez que un niño anda sólo por la noche, se escucha llora a la madre pidiendo que le devuelvan a su hijo perdido.

 
 
     
     
     
     
Algarrobo  

 

La Muchacha Nocturna

 

Eran las dos de la madrugada; era la noche típica tranquila, silente, uno que otro caminante saludando al que pasara a su lado.
 

Varios muchachos salieron de un a fiesta casera con sus copas demás, "iban muy alegres por la calle desierta, de pronto vieron acercarse una bicicleta con lo que era aparentemente un curvilínea Lola, con su entusiasmo y deseos juveniles la esperan para decirle algunos piropos al pasar, ya que ella lucia sus blancas piernas que resaltaban en la oscuridad y ellos se las imaginaban suaves y duras por el pedaleo; surgieron sus piropos espontáneos, uno dulces y otros groseros, pero quedaron extrañados al ver que ella no se inmutó ni se movió de la bicicleta, parecía clavada en ella; además llevaba tal lentitud que ellos podían seguirla, pero de pronto tomó velocidad y se perdió hacia la cantera histórica. Los muchachos la siguieron, iban excitados por el trago y pensaron que alguien la estaba esperando. Sigilosos y rápidos entraron por la Cantera uno de ellos se adelantó y les gritó a los demás ¡No veo nada! ¡Parece que desapareció! le respondió uno del grupo. ¡No puede ser! ¿Como? ¡Va soplado! ¿Por donde? ...
 

Entre todo el grupo y ahí empezó a espantarse su curadera, recorrieron palmo a palmo el lugar. Ya sobrios por el susto arrancaron a contar a algunas personas lo ocurrido.

 
 
     
     
     
     
     
     
     
Lo Abarca  

 

La Cadena del los Perros del Diablo

 

En un pueblito llamado Lo Abarca, en Cartagena, al interior, por un camino que hay hacia Las Pataguas, fue muerto un hombre que pasaba por el camino, y que cruza por una quebrada que es muy inclinada y sumamente oscura durante la noche.

Se cuenta que el hombre había hecho un "pacto con el diablo" pues andaba en apuros de dinero. Cuando se dirigía a su casa fue asesinado.

Dicen que el pacto consistía en que si no pagaba lo tratado con el diablo, éste le iba a soltar los perros feroces de las grandes cadenas y le iban a molestar en su tumba para siempre. Pero como el hombre fue muerto y no murió de una enfermedad natural, el diablo soltó los perros, pero los soltó con las grandes cadenas y los perros quedaron molestando el alma de ese hombre para siempre en ese lugar.

 
 
Lo Abarca    
 

El Paso del Coligüe

 

Se cuenta en la localidad de Lo Abarca, que al pasar por el "paso llamado del Coligue" , lugar ubicado en el antiguo Fundo "Las pataguas Grandes", cerca del poblado arriba señalado, le ocurrió a don Ignacio Vera y su acompañante, tipo once de la noche, que al bajar a la quebrada del lugar, sintieron como que muchas personas trabajaban afanosamente con chuzos, palas y carretillas allá en el fondo por donde deberían pasar. Este hecho les ocurrió a varias personas en iguales circunstancias.

Este mismo lugar no sólo fue de ocurrencia el hecho señalado, en que aparecen fenómenos extraños, sino que además algunas otras.

Así por ejemplo le sucedió a Don Segundo Muñoz, carbonero del lugar, encargado de elaborar el carbón de leña. Un día mejor dicho una noche, como a la una de la mañana en que terminaba su labor tapando las trancas del horno vio como se desprendían los árboles y ardían los bosques de la quebrada, como si todos los alrededores hubiesen sido alcanzados por un gran incendio. en aquella noche de pleno verano, visión que duró por más de una hora.

Sin embargo, sopló momentáneamente un fuerte viento apagando por obra de magia toda la hoguera del lugar.

Dicen los que por allí trajinan, que habría oculta una mina de oro, razón por la cual aparecen estos fenómenos extraños en ese lugar.

 
Lo Abarca    
 

El Gigante

 

Se dice que en algunas épocas del año, y cada cierto número de años, se aparece en Lo Zárate (pequeño pueblo más al interior de Lo Abarca) un gigante que, se supone, es el diablo y que está jugando una especie de lucha entre los cerros, ya que se dice, los va saltando en un pié.

 
Lo Abarca    
 

La Carroza

 

También se dice o se cuenta que cuando uno se va a pié hacia Lo Zárate en una noche muy oscura, se aparece una carroza estilo colonial con un chofer vestido enteramente de negro y que cuando pasa por el lado de una persona sola, el carrocero sonríe y si es que hay luna llena especialmente, sus dientes brillan y si no brillan se ven como pequeñas luces muy débiles. Después se aleja rápidamente y cuando ya está lejos se desvanece en el aire.

 
Lo Abarca    
 

El Tesoro de los Jesuitas

 

Dice la historia que tres sacerdotes jesuitas robaron a los indígenas varias cosas de elevado valor en oro, plata, collares, vasijas y escapar de los aborígenes y evitar que estos los encontraran, enterraron el tesoro en el conocido "Cerro Negro' y luego desaparecieron.


Dicen que en este cerro habitan tres jotes que según comentan son los tres sacerdotes jesuitas que aún cuidan su antiquísimos tesoro.

 

 

 
     
     
     
Cuncumén  

 

Los Tué Tué

 

Cuentas algunos llolleínos que hay unos pájaros muy feos que tienen cabeza humana y que carecen de alas. A veces pasan en las noches, pero jamás de día se asoman por la población. Estos pájaros emiten un ruido muy extraño: tué - tué - tué - tué. Algunos también lo llaman el Chonchón.

Cuando estos pájaros pasan no hay que maldecir su canto ni su vuelo, porque según advierten los que conocen, si uno dice algo sobre ellos, el profanador, será llevado a cualquier parte donde los Tué - Tué quieran.

Para matar a estas aves bastante raras, hay que hacer una estrella de David dibujándola en el suelo con un cuchillo. Justo allí caerán enterrados por su cabeza.

 

Antecedentes:

Campesinos del alto de San Juan, en la entrada hacia Cuncumén aseguran que se ven muchos de estos pájaros. Y fue uno de ellos que me comentó que ha escuchado muchas veces a estas aves y que su padre le decía que mantuvieran silencio para evitar la maldición.

 
     
 

La Mujer Loba

 

En el pueblo de Cuncumén, hace muchos años atrás, había una hermosa niña llamada María, el pueblo llegó un apuesto muchacho llamado Juan; todas las jovencitas del pueblo se enamoraban de él. Cierto día se hizo una fiesta para todos los jóvenes del pueblo que fueran solteros, todos estaban felices, pues ahí encontrarían su novio o novia, cuando llegó María, los jóvenes se ilusionaron con ella ya que nunca solía de su caso, y no se juntaba con nadie, era una muchacha muy poco comunicativa, cuando llegó Juan las miradas se fueron hacia María, se conocieron y se enamoraron, luego de un tiempo se casaron.

Ella, desde un principio le dijo que los días Martes nunca se podrían ver, Juan enamorado no le hizo pregunta alguna; respetaba todo lo que hacía ella, él se iba a dormir donde su madre los días Martes.

Pasaron los años, María tuvo un hermoso niño, ella no se preocupaba nada del niño, decía que le molestaba y que se lo llevara a su madre que lo iba a cuidar mejor; no le gustaba cocinar ni hacer nada.
Cierto día intrigado Juan por lo que hacía María los días Martes, se lo comentó a su madre y tomaron una determinación, iban a espiarla la semana siguiente, aunque él había hecho la promesa que nunca le haría ninguna pregunta.
Ese día Martes cuando miraron por el ojo de la cerradura vieron que María se convertía en una gigantesca loba, y que comía carne cruda. Al darse cuenta que la habían sorprendido, salió corriendo hacia el campo.
Al otro día salieron a buscar la su madre y Juan, la encontraron muerta en un barranco.